El paisaje cultural de la Alhambra: valores y riesgos de la interacción entre el hombre y el patrimonio

La Alhambra es un ejemplo de ciudad palatina emplazada en un lugar elevado, cuyo establecimiento le otorga un carácter dominante y de control del territorio. Su convivencia con la ciudad de Granada, y a la vez su distanciamiento de la misma, condiciona las relaciones entre ambas, de tal manera que la lectura intencionada de los vínculos entre la Alhambra y Granada permiten identificar sus claves paisajísticas y los fundamentos de su condición territorial. La realidad histórica y contemporánea del Conjunto Monumental ha puesto de manifiesto que es preciso avanzar en la identificación sistemática de sus valores patrimoniales, materiales e inmateriales, y en la creación de una sensibilidad ciudadana e institucional hacia los atributos y las cualidades que hacen del mismo un Paisaje Cultural. De igual modo, se hace preciso reflexionar sobre los riesgos a los que éste se encuentra expuesto y definir las estrategias para su preservación. El Plan Director de la Alhambra configura un modelo de gestión integral, sostenible y socialmente participada, que busca atenuar los efectos de la naturaleza sobre el Monumento y resolver adecuadamente la relación entre el Hombre y el Patrimonio. Y ello desde concepciones avanzadas que tienen en cuenta la estrecha dependencia que existe entre el Monumento, la ciudad de Granada y el espacio natural circundante.

DESCARGAR RECURSO